¡Llegamos a la recta final del verano! Para muchos la última semana de agosto o la primera de setiembre son semanas prácticamente de luto: como un domingo, pero a nivel anual. Esos días en los que estás casi más pendiente de que pronto tendrás que volver a clase o al trabajo, en vez de centrarte en disfrutar de esas últimas oportunidades que las vacaciones te dan. Es cierto que no hay que descuidar las obligaciones (¡y por eso te damos unos consejos para saber escoger tu curso de idiomas de este año!) pero, cuando toca disfrutar, obviamente hay que disfrutar. Y una forma de hacerlo es montar una buena escapada de fin de semana para cerrar el verano.

Tienes que saber que, si te lo montas bien, con muy poco puedes disfrutar de un último viaje casi de ensueño para despedir tu verano a lo grande. Y es que tenemos la suerte de vivir en un país que, geográficamente, nada tiene que envidiar. A golpe de volante, en unas pocas horas podemos encontrarnos desde las playas más paradisíacas hasta las montañas más abruptas, pasando por pueblos pintorescos, variopintos, medievales o que, incluso, se atreven a desafiar a la naturaleza.

Y, como no todo lo conocido es oro ni lo desconocido es malo, en nuestro post de hoy te traemos algunos de los destinos más curiosos y menos turísticos (o no tanto) de España, de esos que no encontrarás en casi ninguna guía turística. Queremos que aproveches tus últimos días de vacaciones para hacer una última escapada de fin de semana. Así que coge la mochila y prepárate para enfrentarte a la carretera. ¡No necesitas más!

1. Setenil de las bodegas

Ubicado en Cádiz, este es probablemente uno de los pueblos más curiosos y llamativos de España. Se puede decir de él, sin miedo a exagerar, que es un pueblo incrustado en las rocas del tajo formado por el río Guadalporcún, y de ahí viene su principal interés. El impacto que produce ver las inmensas rocas “tragándose” casas, bares y manzanas enteras es un factor que en absoluto pasa desapercibido para los visitantes de este pueblo. Además de su castillo y su pintoresco casco antiguo, forma parte de la “Ruta de los Pueblos Blancos” de Andalucía y en 2016 fue nombrado como 2ª Maravilla Rural por Top Rural.

escapada de fin de semana

2. Aguarales de Valpalmas

Esta curiosísima formación rocosa (también conocida como Aguarales de Valdemiraz), muy poco común en España, se encuentra en la comarca de Cinco Villas (Zaragoza), entre las localidades de Piedratajada y Valpalmas, a 1,5km del municipio de Valpalmas, el cual le da nombre. También conocida como “Chimenea de hadas”, esta formación rocosa es el resultado de flujos de agua sobre material frágil y poco resistente, como es el caso de las rocas que lo conforman. En su caso, el simple efecto de la lluvia y el viento sobre la arcilla han bastado para crear este idílico paisaje. La fragilidad de sus materiales propicia su cambio constante, debido a la facilidad que tienen para ceder ante la sedimentación.

escapada de fin de semana

3. Masca (Isla de Tenerife)

Para algunos “el Machu Picchu de España”, no porque sean ruinas arqueológicas, sino por sus impresionantes montañas. Situado a 750m sobre el nivel del mar, es una de las partes más pintorescas de la isla de Tenerife, ubicado al pie de los Montes de Teno. Lo imponente de su paisaje concuerda con sus carreteras y accesos, pues es un poco complicado llegar. Pero los paisajes que se pueden observar desde este pequeño pueblo merecen cualquier pena, sin lugar a duda. Si eres aún más valiente, puedes visitar también su bahía, a 3h del pueblo caminando y otras 3 de vuelta. Pero si te quieres ahorrar el viaje de vuelta, también puedes tomar el barco que te lleva hasta Los Gigantes.

Quizás con una escapada de fin de semana no sería suficiente para sacarle el máximo provecho, ¡pero eso puede servirte de excusa para tomarte incluso algunos días más de vacaciones!

escapada de fin de semana

4. Puentedey

Ubicado al noreste de Castilla y León, parte del término municipal de Merindad de Valporres (comarca de Las Merindades), se extiende Puentedey. El principal atractivo que destaca todo aquel que visita este pequeño núcleo es el entorno natural que lo rodea y la tranquilidad que se respira, a parte del impresionante Puente Natural de Puentedey, sobre el cual incluso se levanta parte del pueblo y al que se han atrevido a nombrar como “dedo físico de Dios”. Lo cierto es que el Puente ha sido creado gracias a la fuerza de la corriente del río, creando así uno de los puentes naturales más curiosos y vistosos de España.

escapada de fin de semana

5. Orbaneja del Castillo

Orbaneja del castillo está situado en la provincia de Burgos, justo en el límite con Cantabria. Su bajísima población y mantenimiento de la naturaleza hacen que el único ruido que se oiga durante todo el día sea el del agua del arroyo que atraviesa el pueblo, corriendo en dirección al río Ebro, a pocos metros del ahí.

El arroyo nace de la misteriosa Cueva del Agua y muere en la cascada de 25m que cae hacia el Ebro. Además, también puedes visitar la Cueva del Niésparo, a 90m sobre el Ebro, y la Cueva del Azar, que alberga piezas de arte rupestre.

Toda una maravilla natural e histórica dentro de nuestras fronteras. A todo esto, sumándole las vistas espectaculares y vertiginosas de las montañas que lo protegen, dotándolo de un paisaje kárstico que, sin duda, le da un toque aún más llamativo. Un lugar que parece que haya sido hecho especialmente para que podamos gozar de una escapada de fin de semana relajante como pocas.

escapada de fin de semana

6. Castellfollit de la Roca

Nosotros que somos de Barcelona, no podemos dejar de recomendar un destino que tenemos a tan solo hora y media por carretera.

Ubicado en la comarca de La Garrotxa (Girona), este pequeño pueblo de apenas 1000 habitantes se levanta sobre un acantilado de 50m de altura de roca basáltica, sobre lo que parece un camino de casi 1km que la erosión de los ríos ha decidido dejar ahí, especialmente para ellos.

Con menos de 1km cuadrado de extensión, las casitas que visten este pueblo pueden disfrutar de unas vistas envidiables al valle por el que pasan los ríos Fluvià y Turonell. Un mirador que la naturaleza ha creado sin que nadie se lo pida, y que los habitantes de Castellfollit de la Roca han sabido aprovechar mejor que nadie.

escapada de fin de semana

Cursos de idiomas - Últimas noticias