Seguro que muchos de vosotros, al llegar diciembre, sustituís vuestro calendario por el ya tradicional calendario de adviento (Advent Calendar). Y es que es un detalle muy pequeño y sencillo, pero le añade, si cabe, ¡una pizca más de ilusión a la Navidad (sobre todo para los peques de la casa)! Pero, ¿sabes de dónde viene esta tradición y cómo se usa?

Como muchos sabréis, el calendario de adviento es una cuenta atrás que va desde el primer día de diciembre hasta Nochebuena. Esta tradición nació en Alemania como una forma de encender la ilusión de los niños antes de la llegada de la Navidad (o del niño Jesús). Hay que decir que, en sus orígenes, en el siglo XIX, la cuenta atrás se hacia desde el domingo de adviento, que no tiene una fecha fija y puede llegar a caer en noviembre. En aquel entonces la tradición era que los niños encendiesen una vela por cada día de Adviento. Más tarde, hacia los años 20, se empezaron a popularizar otro tipo de prácticas, ya incluyendo calendarios físicos. Algunos de ellos contenían frases, imágenes… para cada uno de los días, hasta llegar al concepto actual en el que, tras unas “ventanitas”, nos encontramos generalmente pedacitos de chocolate. Aun así, las sorpresas y regalos en estos calendarios son cada vez más variados.

Lo mágico de los calendarios de adviento es que pueden ir tan lejos como tu propia imaginación lo permita. Puedes usar un formato de calendario tradicional, usar las ya típicas “ventanitas”, colgar pequeños calcetines en cada uno de los días… y con las sorpresas de cada día, ¡más de lo mismo! Puedes meter fotos, pequeños regalos, chuches, “vales” para lo que quieras… También puedes jugar con un puzle o un cuento. ¿Te imaginas un puzle de 24 piezas que vais montando día a día pieza por pieza? ¿Y un cuento contado en 24 partes? ¡O incluso un puzle que proyecte una imagen del cuento que, día a día, vais descubriendo!

Si os gustan mucho los calendarios de adviento tenéis que saber que, como no podía ser de otra forma, el más grande del mundo se encuentra en su lugar de origen: Alemania., concretamente en Leipzig. El Mercadillo de Navidad de Leipzig nació el año 1458 y está ubicado en el casco antiguo de la ciudad. ¡Un lugar a visitar, aunque sea una vez en la vida! Y es que el mundo está lleno de destinos que te harán pasar una Navidad de ensueño.

Cursos de idiomas - Últimas noticias